¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Artículos

Enfermedades Alérgicas

enfermedades alergicas

Subcategorías

  • Alergia Respiratoria

    Alergia Respiratoria

    Rinitis alérgica

    La rinitis alérgica es una enfermedad inflamatoria de la mucosa nasal.

    Los síntomas típicos son congestión o taponamiento nasal, picor nasal, estornudos y mucosidad generalmente acuosa o transparente. Así mismo se puede acompañar de mucosidad faringea y picor en faringe, paladar u oidos.

    Las causas más frecuentes de rinitis alérgica son la exposición ambiental a los ácaros del polvo, los pólenes de árboles y plantas, los hongos y los animales domésticos, especialmente gatos y perros. A todos estos alérgenos estamos expuestos de forma habitual por vía respiratoria, pero solo en personas susceptibles, es decir alérgicas, se produce esta sintomatología. La rinitis alérgica puede aparecer por primera vez a cualquier edad.

    A vece se confunde la rinitis alérgica con otras formas de rinitis, como las rinitis infecciosas, las rinitis irritativas, vasomotoras. Para diferenciarlas e identificar la causa se requiere realizar un estudio alergológico por un médico especialista en alergología.

    La rinitis alérgica es un factor de riesgo para el desarrollo de asma bronquial: por ello es importante un diagnóstico y un tratamiento correctos y tempranos de la rinitis.

    Conjuntivitis alérgica

    La conjuntivitis alérgica consiste en la inflamación de la membrana que recubre al ojo y la parte interna de los párpados. Los síntomas típicos incluyen enrojecimiento ocular, picor o escozor ocular, sensación de arenilla o cuerpo extraño y lagrimeo.

    Habitualmente, aunque no siempre, la rinitis se acompaña de conjuntivitis alérgica: se habla entonces de la rinoconjuntivitis alérgica y las causas son las mismas que para la rinitis. Para la identificación de la causa se requiere realizar un estudio alergológico por un médico especialista en alergología.

    Asma bronquial

    El asma es una enfermedad inflamatòria de las vías aéreas o bronquios.

    Los síntomas típicos de la enfermedad son tos, dificultad para respirar o falta de aire, sibilantes o pitos en el pecho y sensación de opresión torácica. Estos síntomas pueden variar en frecuencia e intensidad.

    En ocasiones, el asma puede cursar con periodos de empeoramiento intenso (crisis asmàtica o broncoespasmo), que se relacionan con la exposición a alergenos, al ejercicio físico, a infecciones respiratorias o a algunos medicamentos.

    Las alergenos más frecuentes como causa de asma bronquial son los mismos que para la rinoconjuntivitis: los ácaros del polvo, los pólenes de árboles y plantas, los hongos y los animales domésticos, especialmente gatos y perros. Para la identificación de la causa se requiere realizar un estudio alergológico por un médico especialista en alergología.

  • Alergia Cutanea

    Alergia Cutanea

    Urticaria

    La urticaria es una erupción cutánea que se caracteriza por picor en la piel y la aparición de ronchas o habones en cualquier zona del cuerpo. Estos habones desaparecen en minutos u horas dejando una piel de aspecto normal, pero pueden reproducirse en otra zona del cuerpo.

    El angioedema se considera el mismo proceso que la urticaria pero con una afectación más profunda de la piel o las mucosas. Suele manifestarse como hinchazón de los párpados, los labios, los pabellones auriculares, las manos, los pies. Suele acompañar a la urticaria aunque, en ocasiones, puede aparecer angioedema sin urticària.

    La urticària se clasifica de acuerdo con el tiempo de evolución,en aguda (menos de 6 semanas) o crónica (más de 6 semanas).

    La causa de la urticaria aguda puede ser una reacción alérgica a medicamentos, alimentos, picaduras de insectos himenópteros (avispas o abejas) parásitos como Anisakis, etc. Para la identificación de la causa se requiere realizar un estudio alergológico por un medico especialista en alergología

    La urticaria crónica, por el contrario no suele asociarse a un proceso alérgico. Por ello después del estudio alergológico oportuno que descarte la causa alérgica, el médico especialista en alergología solicitará otras puebas de laboratorio para identificar otras posibles causas de este tipo de urticaria.

    Otro tipo de urticarias frecuentes son las urticarias físicas provocadas por estímulos físicos como el dermografismo, la urticària colinèrgica, la urticària por presión, la urticària a frigore o por frio, la urticaria solar, la urticaria acuagénica , la urticària por calor...

    Dermatitis atópica

    La dermatitis atópica o eczema atópico es una enfermedad inflamatoria de la piel que ocurre en personas con una predisposición genética a sufrir enfermedades alérgicas (atopia). En ocasiones se relaciona con la alergia alimentaria.

    Es una enfermedad crònica que cursa alternando brotes de exacerbación y periodos de remisión de duración variable y que se caracteriza por piel seca que se inflama con frecuencia produciendo intenso picor y rascado que la intensifica y facilita su infección.

    No existe una única lesión cutánea. Las lesiones cutáneas pueden variar en su forma según la fase de eccema (aguda, subaguda y crónica), y en su distribución, dependiendo de la edad del paciente (fases de lactante, infantil y del adulto).

    Dermatitis o eczema de contacto

    La dermatitis eczematosa de contacto es una reacción inflamatoria localizada de la piel que ocurre a consecuencia del contacto mantenido de una sustancia externa sobre la superficie cutánea. Suele dividirse en dermatitis de contacto alérgica y dermatitis de contacto irritativa, pero en algunos casos pueden coincidir los dos mecanismos.

    Los síntomas típicos son el intenso picor y la aparición de lesiones cutáneas en forma de enrojecimiento, vesículas con exudación, costras, descamación, fisuración y grietas que aparecen exclusivamente en la zona de contacto con el agente causante. Puede afectar a cualquier zona de la superfície corporal, dependiendo del lugar de aplicación o contacto con la sustancia causante.

    Las causas más frecuentes son los metales como el niquel (presente en bisutería, botones, hebillas, monedas...), el cromo (presente en cemento, curtido de pieles- cueros, pinturas...) el cobalto (presente en botones, hebillas, monedas...), el mercurio, así como los productos cosméticos, los tintes capilares, medicamentos de aplicación tópica (coliros, cremas o pomadas...), componentes del calzado...

    Para la identificación de la causa de la dermatitis de contacto se requiere realizar un estudio alergológico (pruebas epicutáneas) por un médico especialista en al·lergologia y así poder evitar el contacto con dicha sustancia y evitar la reaparición de la dermatitis.

    Fotodermatitis

    Se trata de una erupción de tipo eccematoso localizada, predominantemente, en áreas expuestas a la luz: para que se desencadene una fotodermatitis se requiere simultáneamente el contacto con una sustancia exógena alergénica y la exposición solar. Con la acción de la luz esta sustancia exógena se convierte en un fotoalergeno. La localización de las lesiones puede variar dependiendo de la zona del cuerpo donde se ha aplicado el alérgeno.

    Las causas más frecuentes que actúan como fotoalergenos se encuentran entre ciertos componentes de las cremas de protección solar y los medicamentos antiinflamatorios de uso tópico.

    Las pruebas de fotoparche están indicadas en el diagnóstico diferencial de los pacientes con dermatitis que afecta a zonas expuestas a la luz, y permite identificar el fotoalergeno en caso de dermatitis fotoalérgica.

  • Alergia Alimentaria

    Alergia Alimentaria

    Alergia a alimentos

    Cualquier alimento puede provocar una reacción alérgica, pero las causas más frecuentes suelen ser la leche y el huevo en los niños menores de 5 años, y los alimentos vegetales (frutas, frutos secos...) en los niños más mayores y en los adultos.

    La reacción alérgica a un alimento se puede producir tras su ingesta, inhalación o contacto cutáneo y suele ser de aparición inmediata, presentándose los primeros síntomas en pocos minutos y habitualmente en la primera hora.

    Los síntomas que puede desencadenar incluyen:
    • Síntomas cutáneos generalizados como la urticaria o el angioedema.
    • Exacerbación o empeoramiento de la dermatitis atópica.
    • Urticaria de contacto con habones localizados únicamente en la zona de contacto del alimento con la piel.
    • Síntomas digestivos (nauseas, vómitos, dolor abdominal, distensión abdominal, flatulencias o diarreas)
    • Síntomas respiratorios por inhalación de partículas volátiles tras la cocción de algunos alimentos.
    • Anafilaxia: reacción alérgica grave de instauración rápida y potencialmente mortal. Puede iniciarse con picor oral, faringeo así como en manos, pies, cuero cabelludo y después el picor se generaliza y aparecen ronchas en la piel, hinchazón de párpados, labios, cara.. así como síntomas generales o sistémicos, respiratorios, digestives y cardiovasculares: conjuntivitis, obstrucción nasal, estornudos, mucosidad nasal, dificultad para tragar o respirar, tos, sibilantes o pitos, nauseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea, mareo, pérdida de conocimiento...
    Se requiere tratamiento médico urgente en el momento del episodio.

    Tras la resolución del episodio, todos los pacientes que han presentado una anafilaxia o cualquier otro tipo de reacción alérgica en la que se sospeche la implicación de un alimento, deben acudir sin demora a un servicio de Alergología para realizar un estudio alergológico por un medico especialista en alergologia y así identificar el alimento responsable y prevenir nuevos episodios.

    Una vez identificado el alimento responsable, el alergólogo recomendará la evitación estricta del alimento y le indicará la dieta de eliminación a seguir. Así mismo se le instruirá en el reconocimiento de los síntomas alérgicos que puede presentar tras una ingesta accidental o inadvertida del alimento y de la medicación a utilizar en caso necesario.El paciente alérgico debe llevar consigo un kit de emergencia con medicación antihistamínica, corticoidea y adrenalina autoinyectable.

    En los últimos años se han introducido técnicas de desensibillización alimentaria, fundamentalmente con leche, huevo y vegetales (LTP). Representan el único tratamiento capaz de modificar el curso de la enfermedad. Su objetivo es alcanzar la tolerancia completa del alimento, pero la tolerancia parcial del alimento (la dosis de alimento capaz de desencadenar síntomas deberá ser mayor tras el tratamiento), se considera también beneficiosa porque disminuye el riesgo de reacciones graves con ingestas accidentales.

    El Servicio de Alergia Dexeus cuenta desde hace unos años con una Unidad de Desensibilización Alimentaria:
    • Leche y huevo. El tratamiento de desensibilización o inducción de tolerancia, consiste en la introducción de pequeñas cantidades de leche y/o huevo, que se van aumentando de forma progresiva hasta conseguir que el niño tolere el alimento. Con este tratamiento no sólo facilitamos enormemente el día a día de toda la familia al suprimir las dietas de eliminación, sino que además disminuimos de forma significativa el riesgo de reacción grave ante un contacto accidental. Apostamos por la introducción del alimento en edades tempranas, realizando siempre pautas personalizadas para cada niño, basadas en una estrecha colaboración paciente-familia-alergólogo.
    • Alimentos vegetales (LTP). Consiste en la adminitración de cantidades progresivamente crecientes de LTP a través de inmunoterapia sublingual. El objetivo del tratamiento es modificar la historia natural de la enfermedad, adelantar la tolerancia y frenar nuevas sensibilizaciones. 

    Alergia a Anisakis

    El Anisakis es un parásito cuya larva adulta se detecta a simple vista en la cavidad abdominal de muchos pescados marinos y el hombre entra en contacto con el Anisakis al ingerir pescados o cefalópodos parasitados por las larvas.

    Se considera que cualquier pescado marino puede estar parasitado por larvas de anisakis: el arenque, la sardina, la anchoa, el salmón, el abadejo, la merluza, la bacaladilla, la locha, la caballa, el bonito/atún, el rape, el rodaballo, el jurel. Las larvas de Anisakis pueden estar también presentes en los moluscos cefalópodos (calamares, pulpo), pero no en los moluscos bivalvos (ostras, almejas, mejillones, berberechos...), ni en los crustáceos (gambas, langostinos...), ni en los peces exclusivamente de río (trucha, carpa..)

    La larva sobrevive en el pescado no suficientemente cocinado, por lo que se asocia sobre todo con el consumo de pescados crudos o semicrudos o poco cocinados: sushi, cebiche, boquerones en vinagre, ahumados, marinados, salazones, semiconservas. En nuestro país el alto índice de consumo de pescado, la alta tasa de parasitación de los pescados de consumo habitual y la ingesta cada vez más frecuente de pescados crudos o poco cocinados han hecho aumentar el número de casos de parasitación y gastroalergia en España

    La reacción alérgica se presenta tras la ingesta de pescado o cefalópodo parasitado por anisakis y suele ser de aparición inmediata durante la primera hora. Pueden aparecer dos tipos de cuadros clínicos:

    • síntomas digestivos por parasitación del tracto digestivo: dolor abdominal, sensación de distensión abdominal, náuseas, vómitos, diarrea
    • síntomas alérgicos desde desde una urticaria a una anafilaxia. La anafilaxia es una reacción alérgica grave de instauración rápida y potencialmente mortal. Los síntomas típicamente se inician con picor en manos, pies, cuero cabelludo y después el picor se generaliza y aparecen ronchas en la piel, hinchazón de párpados, labios, cara.. así como síntomas generales o sistémicos, respiratorios, digestivos y cardiovasculares: conjuntivitis, obstrucción nasal, estornudos, mucosidad nasal, difcultad para tragar o respirar, tos, sibilantes o pitos, nauseas, vómitos, dolor abdominal, mareo, pérdida de conocimiento...

    En caso de presentar una reacción alérgica tras la ingesta de pescado o cefalópodo, se requiere realizar un estudio alergológico por un médico especialista en alergología para determinar la causa. Puede tratarse de una alergia alimentaria al propio pescado o una alergia al parásito Anisakis. Una vez identificada la causa, el alergólogo recomendará el tipo de dieta a seguir.

  • Alergia a Medicamentos
  • Alergia al Látex
  • Alergia al Veneno de Insectos Himenópteros

    Alergia al Veneno de Insectos Himenópteros

    Alergia al Veneno de Insectos Himenópteros

    Los artrópodos son animales invertebrados de pequeño tamaño que incluyen principalmente los insectos (abejas, avispas, mosquitos, tábanos, chinches, pulgas ) y los arácnidos (arañas, garrapatas..).

    Las reacciones a picaduras suelen ser locales, con picor, enrojecimiento e inflamación circunscrita a la zona de la picadura. Hay personas con más propensión o susceptibilidad a desarrollar hinchazón intensa y duradera que además puede sobreinfectarse. Aunque puede puede resultar muy molesta, generalmente no conlleva gravedad. Este tipo de reacciones locales y leves pueden ser debidas a mosquitos, tábanos, chinches, pulgas, arañas ..

    Las reacciones a picaduras de insectos realmente graves son las denominadas reacciones sistémicas o generalizadas. Además de la reacción local a la picadura, se manifiestan por aparición de lesiones cutáneas a distancia de la picadura en forma de urticària, hinchazón de párpados, labios, cara.. y síntomas generales o sistémicos, respiratorios, digestivos y cardiovasculares: conjuntivitis, obstrucción nasal, estornudos, mucosidad nasal, difcultad para tragar o respirar, tos, sibilantes o pitos, nauseas, vómitos, dolor abdominal, mareo, pérdida de conocimiento...Se trata de una anafilaxia y se requiere tratamiento médico urgente en el momento del episodio. Estas reacciones suelen ocurrir por alergia al veneno de insectos himenópteros (abejas y avispas).

    En caso de presentar una reacción alérgica tras una picadura de insecto se recomienda realizar un estudio alergológico por un médico especialista en alergología para determina el tipo de reacción y si existe una sensibilización alérgica al veneno de insecto. Una vez identificada la causa, el alergólogo recomendará el tratamiento más adecuado en cada caso.

    En caso de reacción sistémica por alergia al veneno de insectos himenópteros (abejas y avispas) se recomendará inmunoterapia específica la veneno del insecto responsable. La vacunación confiere un nivel de protección elevado ante el riesgo que supone una nueva picadura, evitando la aparición de nuevos episodios de anafilaxia.

  • Anafilaxia
equipo-medico-vimg-equipo-medico
mutuas-concertqadas-vimg-aseguradoras
cita-telefono-aimg-cita-telefono
cita-online-aimg-cita-online