¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Publicaciones y Prensa

Tratamiento de la anafilaxia: adrenalina

El Miércoles, 07 Diciembre 2016. Enviado a Noticias

¿Cómo tratar la anafilaxia?

Tratamiento de la anafilaxia: adrenalina
Se trata de una reacción alérgica generalizada que puede ser mortal. Las causas más comunes son las alergias farmacológicas, las alergias alimentarias y las picaduras de insectos como abejas y avispas.

Típicamente aparecen síntomas cutáneos junto con la afectación de otros órganos como el gastrointestinal, respiratorio o circulatorio.

Se debe sospechar una anafilaxia cuando aparecen de forma rápida (en minutos o pocas horas) síntomas como:
  • Lesiones en la piel y/o a las mucosas (hinchazón de labios, genitales...)
  • Síntomas respiratorios como: falta de aire, sensación de hinchazón en la garganta, silbidos en el pecho...
  • Síntomas circulatorios como palpitaciones, disminución de la tensión arterial, mareo...
  • Síntomas digestivos como náuseas, vómitos...
¿Cómo tratarla?
  • Avisar a quien se encuentre más cerca.
  • Administrar la adrenalina autoinyectable.
  • Solicitar ayuda médica de forma temprana (Teléfono 112 ó 061)

¿Qué es la adrenalina?

La adrenalina (epinefrina) es el fármaco más eficaz para el tratamiento de la anafilaxia. La vía intramuscular (IM) es la vía de elección para administrar la adrenalina en el tratamiento inicial de la anafilaxia en cualquier situación. El mejor sitio de administración es la cara anterolateral del muslo.

Las personas que han sufrido o tienen riesgo de sufrir una reacción anafiláctica, debe llevar siempre consigo uno o dos (según le prescriba su especialista en alergología) auto-inyectables de adrenalina, con el fin de poder utilizarlos en caso de reacción.

Existen dispositivos autoinyectores de adrenalina (bolígrafos o plumas de adrenalina) que facilitan su utilización por pacientes o personas que no son profesionales sanitarios. Actualmente, hay disponibles dos dosificaciones:
  • 0,3 miligramos o 300 microgramos (corresponden a la misma cantidad) para niños mayores de 25 Kg y adultos.
  • 0,15 miligramos o 150 microgramos (también son dosis equivalentes)
Es importante que los familiares, cuidadores y personal educativo, en el caso de los niños, conozcan cómo actuar en caso de reacción.

La administración del autoinyector de adrenalina es una medida de primeros auxilios, el paciente deberá acudir siempre a un centro médico para ser atendido lo más rápido posible.

¿Cómo se administra?
  1. Agarre el autoinyector de adrenalina con la mano dominante, con el pulgar al lado de la tapa (amarilla en el caso de Jext o azul en el caso de Altellus)
  2. Con la otra mano quite la tapa
  3. Coloque el autoinyector de modo que, el extremo naranja en el caso de Altellus o negro en el caso de Jext, apunte a la cara externa del muslo.
  4. Clave el dispositivo enérgicamente en la parte externa del muslo con un ángulo de 90º.
  5. Manténgalo firmemente contra el muslo 10 segundos y luego retírelo. La cubierta se extenderá cubriendo la aguja para poder desecharse de forma segura.
  6. Pida ayuda, llame al 112 o localice el servicio de urgencias más cercano.

Comparte este contenido

Bookmark and Share