¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Publicaciones y Prensa

Urticaria crónica

El Miércoles, 26 Abril 2017. Enviado a Noticias

¿SABIAS QUÉ?




Cuando hablamos de urticaria crónica nos referimos a un grupo de alteraciones de la piel que consiste en la aparición de habones (ronchas), durante más de 6 semanas, acompañado de intenso picor. En ocasiones puede asociarse episodios de hinchazón (angioedema) de algunas partes del cuerpo. Los síntomas son muy molestos e incapacitantes para el paciente.
La causa y el mecanismo íntimo de la urticaria crónica se desconocen, pero parecen residir en el propio organismo. Se cree que no está desencadenada por ningún factor alergénico externo. En un 40% de pacientes se ha podido demostrar que se trata de un mecanismo autoinmunitario, esto es, que es nuestro propio sistema inmunitario el que genera una respuesta inflamatoria exagerada en la piel, en forma de habones o ronchas e intenso picor. En muchos otros casos no se identifica ninguna causa que la desencadene.

La urticaria crónica espontánea (UCE) permanece en un 11,3 por ciento de los enfermos durante más de cinco años, y, en un 8,7 por ciento, entre 1 y 5 años. Esta persistencia de las lesiones da pie a complicaciones que implican a diversas especialidades médicas, principalmente Alergología y Dermatología.

Los antihistamínicos no resuelven todos los casos de urticaria, aunque el tratamiento de elección suele ser el uso de antihistamínicos H1 no sedantes, en las dosis recomendadas, e incluso incrementadas, a veces la respuesta no es aceptable, y existe un grupo de pacientes que continúa manifestando síntomas y signos de la enfermedad. Los especialistas deben facilitar nuevas alternativas de tratamiento a estos pacientes.

Alrededor de un 20% de la población ha padecido en algún momento algún episodio de urticaria. La prevalencia de la urticaria crónica espontánea en España se estima entre un 0,5 y 1 por ciento de la población general, aunque alrededor de un 20 por ciento de la población ha padecido en algún momento algún episodio de urticaria.

La comunicación médico-paciente es esencial para el diagnóstico y abordaje de la urticaria. La comunicación médico-paciente es esencial, tanto para poder facilitar un acceso rápido al especialista adecuado para el diagnóstico y control de los síntomas, como para poder establecer una pauta de tratamiento efectiva para los pacientes que manifiestan una urticaria más rebelde.

El 1 de octubre se celebra el Día Mundial de la Urticaria Crónica. Con motivo de la conmemoración del Día Mundial de la UC, la Asociación de Afectados de Urticaria Crónica (AAUC), promueve diversas acciones con el objetivo de impulsar el conocimiento de la enfermedad y sensibilizar a la sociedad sobre el impacto devastador que genera en la vida social, laboral y afectiva de los pacientes.

La aparición de los síntomas en muchos casos es espontánea e impredecible. La aparición de los síntomas en muchos casos se produce de forma espontánea e impredecible, sin desencadenante externo específico, produciendo una falta de control que potencia la incertidumbre y el malestar. En este sentido cabe destacar la alta vulnerabilidad de los pacientes de UC a desarrollar trastornos como insomnio y comorbilidades psicológicas como depresión y ansiedad.

7 de cada 10 afectados de urticaria crónica evitan las actividades sociales. Siete de cada diez afectados de urticaria crónica tienen que cancelar sus actividades sociales debido a esta enfermedad, que tiene un grave impacto en la calidad de vida de los que la padecen.

El angioedema acompaña frecuentemente a la urticaria. El angioedema puede ser una manifestación más de la urticaria. Consiste en inflamación de los tejidos subcutáneos produciendo hinchazón de párpados, labios, lengua, manos, región genital, etc. Es frecuente que pueda aparecer asociado a los habones típicos de la urticaria. El angioedema aislado puede ser manifestación de otras enfermedades. La aparición de angioedema sin habones acompañantes, aunque pude producirse en el 10% de los casos, debe motivar la consulta al alergólogo pues puede ser la manifestación de otro tipo de enfermedades distintas de la urticaria crónica.


FALSOS MITOS EN URTICARIA CRONICA
  • MITO 1:Los corticoides orales/cortisona son los fármacos de elección para el tratamiento de la urticaria crónica espontánea El tratamiento de elección en el caso de la urticaria crónica espontánea es la administración diaria de antihistamínicos del grupo llamados no sedantes o de segunda generación. La prescripción de los mismos debe ser efectuada por un médico, el cual decidirá cuál es el idóneo, las dosis más adecuadas y su duración. Los corticoides orales, debido al riesgo elevado de efectos secundarios se reservan para los brotes más severos donde han fallado otros fármacos, y deben de ser SIEMPRE pautados por un médico, a las dosis y duración más adecuada al paciente.  

  • MITO 2: Los antihistamínicos clásicos son mejores que los antihistamínicos de segunda generación para tratar la urticaria. En la actualidad, se prefiere usar los antihistamínicos de segunda generación (no sedativos), frente a los antihistamínicos clásicos (sedativos), por el mejor perfil de seguridad y la mayor duración del efecto de los primeros con respecto a los segundos.  

  • MITO 3: ¡Llevo semanas con ronchas y esto tiene que ser una alergia! En la inmensa mayoría de los casos de urticaria crónica (la que dura más de 6 semanas) la causa rara vez es una alergia. En la mayoría de las ocasiones se debe a una activación del sistema inflamatorio por causas internas (endógenas). 

  • MITO 4: Un test de intolerancia alimentaria ayudará a resolver mi problema de urticaria Los tests de intolerancias alimentarias no han demostrado su utilidad en el diagnóstico de la urticaria crónica. Pueden llevar a la realización de dietas muy restrictivas (e incluso perjudiciales) sin ningún fundamento científico que los respalde.

  • MITO 5: Tomar leche ayuda a mitigar un brote de urticaria No se ha demostrado que el remedio popular de beber un vaso de leche en pleno brote de urticaria mitigue los síntomas, creyendo que anula “el veneno”. Este “remedio” ni ayuda ni perjudica. 

  • MITO 6: Este medicamento que tomo desde hace meses no puede ser la causa de mi urticaria o angioedema El hecho de haber tolerado un medicamento en varias ocasiones previamente la inicio de urticaria o el angioedema no significa que no pueda ser la causa o un factor favorecedor de la misma. Los fármacos para la tensión arterial de la familia de inhibidores de enzima convertidora de angiotensina (IECA) pueden producir angioedema recurrente incluso después de meses de estar tomándolos. Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden propiciar o potenciar brotes de urticaria y/o angioedema en personas con una urticaria crónica.

  • MITO 7: Evitar determinados alimentos ‘ricos en histamina’ como los frutos secos, los mariscos o las fresas mejora los síntomas de la urticaria Las dietas de evitación no tienen sentido en la urticaria crónica, puesto que la causa de la enfermedad no es por alergia alimentaria y dichos alimentos no influyen en la aparición de los síntomas. 

  • MITO 8: El estrés o el bajo estado de ánimo pueden ser la causa de la urticaria crónica. El estrés no es la causa directa de la urticaria, sin embargo, la ansiedad y el estrés emocional favorecen el rascado continuo y contribuye al empeoramiento del prurito crónico y al desarrollo de lesiones. 

  • MITO 9: El alergólogo me hará pruebas de alergia a “todo” para encontrar la causa de mi urticaria. La urticaria crónica y la mayoría de las urticarias agudas se originan por mecanismos desconocidos, probablemente inmunitarios, y sólo en pocos casos se debe a la ingesta de determinados alimentos, medicamentos, picadura de insectos, etc., por lo que generalmente no son necesarias pruebas de alergia específicas. 

  • MITO 10: Seguro que hay algún alimento que tomo a diario o algún conservante/colorante que está generando que me salgan ronchas a diario. Es poco probable que una urticaria crónica tenga un origen alérgico, y mucho menos por alimentos, conservantes o colorantes. Cuando una urticaria se debe a una alergia alimentaria, la reacción alérgica suele producirse al poco tiempo de la ingesta del alimento, siempre que se vuelve a tomar el alimento se desarrolla la reacción, y de forma espontánea o tras tratamiento específico, la urticaria generalmente desaparece en menos de 48-72 horas.




Para más información consultar la web de la de la Asociación de Afectados de Urticaria Crónicay (AAUC): www.urticariacronica.org

Descarga PDF

Download

Comparte este contenido

Bookmark and Share