Los niños alérgicos vuelven al cole en septiembre como el resto de sus compañeros. Sin embargo hay varias precauciones que tienen que tener en cuenta.

En la escuela, como en cualquier otro lugar, pueden suceder problemas provocados por la alergia a alimentos. Con la vuelta al colegio aparece la preocupación de las familias por tenerlo todo controlado y evitar contactos accidentales que puedan desencadenar una reacción.

Los niños pasan muchas horas en el colegio y aumentan las ocasiones de contactos inadvertidos por intercambio de alimentos entre niños, por ignorancia de la composición de un alimento, por contaminación o por confusión.

Algunos consejos para la vuelta al cole de los niños alérgicos:

  • Informar al colegio. El personal de la escuela debe tener la máxima información de la alergia que padece el niño y que debe evitar. El médico especialista aportará un informe detallado de la alergia del niño y las indicaciones que debe tener en cuenta para facilitar un entorno seguro para el niño
  • Informar al comedor. El comedor debe estar informado. Tanto para la elaboración de un menú acorde a la alergia del niño como para eliminar la posibilidad de contaminación. Los monitores del comedor deberán conocerlo y saber cómo actuar en caso de accidente. Para ello es recomendable una reunión para que la familia pueda hacerles llegar toda la información que necesiten.
  • Aportar informe del médico Alergólogo al colegio. En el informe se detalla la alergia que padece el niño, los alimentos que debe evitar y el tratamiento que se debe administrar en caso de reacción según la gravedad de su alergia.
  • La familia debe llevar la mediación al colegio para que siempre esté disponible en caso de necesidad.
  • Plan de actuación en caso de contacto accidental.

Además de vigilar la dieta del niño y que tenga su propio menú que evite los alérgenos que no puede consumir, en ocasiones aparecen reacciones por contacto accidental con alimentos de otros compañeros, por contaminaciones o por errores.  En caso de contacto accidental el plan de actuación debe quedar claro para todo el personal del colegio que esté a cargo del niño.

La familia debe informar al centro educativo de la existencia de la alergia y entregar el informe del médico alergólogo que, de forma clara, explique el tipo de alergia, y el tratamiento en caso de urgencia.

En el caso de las reacciones alérgicas a alimentos, la administración temprana de la medicación desde el inicio de los síntomas es clave para controlarla. Por eso el reconocimiento de los síntomas y la administración de la medicación en el momento de la reacción pueden ser determinante. Es recomendable que la familia se reúna con el personal del colegio para informarles y aporte además una autorización por escrito para su administración lo antes posible en caso de urgencia. Posteriormente, se deberá trasladar el niño de forma urgente al centro médico más cercano.